lunes, 27 de mayo de 2013

Confesó matar a su hijo a golpes

Atotonilco de Tula, 27 de mayo 2013: El trabajo que realizaron elementos de la Coordinación de Investigación del Grupo Tula, en torno al homicidio del infante Esteban Mauricio Flores García, permitió asegurar a la madrastra de 33 años de edad y al padre de 31, quienes confesaron que frecuentemente golpeaban al pequeño de 9 años, porque era muy hiperactivo. 

La tragedia ocurrió en la privada Pronus, edificio 137, interior 2 del fraccionamiento Paseos de la Pradera de Atotonilco de Tula, donde se encontró al menor sin vida, quien presumiblemente sufrió una caída.
Durante las indagatorias los agentes descubrieron que el cadáver presentaba golpes y lesiones que no parecían ser producto de una caída, por lo que al realizar la entrevista  al padre y a la madrasta estos cayeron en contradicciones y terminaron por aceptar que desde hace tiempo maltratan al niño.

Al continuar el relato dijeron que las primeras veces solo le daban nalgadas, después le pegaban con el puño cerrado y con un cinturón mojado y el día jueves, Angélica Munguía Ruiz lo golpeó por que se portó mal y cuando llego Eusebio Flores Niño lo siguió golpeando, además de patearlo, lo que provocó que a las 22:00 horas el niño se convulsionara y murió, así que al día siguiente dieron aviso a las autoridades, no sin antes ponerse de acuerdo para decir que el niño se había caído en el baño. 

Por las confesionales ambos quedaron a disposición de la agencia del Ministerio Público Investigador, donde se dio inició a la averiguación previa 16/II/1529/2013, en la que se detallan que las causas de la muerte fueron asfixia por bronco aspiración secundaria a edema cerebral por traumatismo de cráneo y síndrome del niño maltratado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario