viernes, 1 de febrero de 2013

Caen homicidas seriales de Tula

Tula de Allende, 1 de Febrero de 2013:  El Gobierno del Estado de Hidalgo, a través de la Secretaría de Seguridad Pública informa:

Producto de una sólida, minuciosa y profesional investigación llevada a cabo por elementos de la Coordinación de Investigación, dependiente de la Agencia de Seguridad e Investigación de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que encabeza Damián Canales Mena, ayer jueves 31 de enero se logró la detención de quienes reconocieron ser los autores intelectuales y materiales de los asesinatos que enlutaron a siete familias en la ciudad de Tula de Allende.
El trabajo de investigación efectuado por los mejores investigadores, dirigidos por el Comandante Fernando Bernal García, dio como resultado la detención de OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ de 33 años y CONSTANTINO DOMÍNGUEZ TORRES de 26, ambos con domicilio en Tula de Allende.
Clave para llevar a cabo estas detenciones fue la declaración de GUADALUPE “N” pareja sentimental de Omar Gregorio Nieves, quien aseguró ser el autor material e intelectual de la muerte de las mujeres, hechos que consternaron a la sociedad en general, principalmente a las familias de aquella región.
OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ, originario del municipio de Tlalnepantla, Estado de México, dio a conocer que en septiembre de 2011, entró a trabajar a una empresa ubicada en el Parque Industrial de Atitalaquia, lugar en donde conoció a CONSTANTINO DOMÍNGUEZ TORRES alias “EL TINO” O “EL GORILA”, de 1.70 metros de estatura, complexión robusta, tez morena clara, cabello corto rizado, y que regularmente usa barba de candado, quien fue igualmente capturado por los agentes investigadores el mismo día jueves, en la cabecera municipal de Mineral del Chico, a donde se trasladó para evadir la justicia desde principios de Enero.
OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ, en su declaración dio a conocer que cuando ambos dejaron de trabajar en esa empresa,  se dedicaron a operar un taxi. Manifestó también que a mediados del mes de junio del año 2012, durante sus labores, coincidió con quien ahora sabe llevaba el nombre de Angélica Selene Hernández Vega, a quien luego de ultrajarla decide sujetarla por detrás con ambas manos alrededor del cuello, estrangulándola con fuerza hasta que dejó de moverse y dejándola abandonada cerca de los quemadores de la Refinería, en la Segunda Sección de El Llano.
De igual forma, OMAR GREGORIO NIEVES, manifestó a los investigadores que a mediados del mes de septiembre de 2012, cuando conducía el vehículo de transporte público a su cargo, encontró  a Ana Maribel García, quien fuera su novia en el año 2008, dirigiéndose también a orillas de la Segunda Sección de El Llano, en donde sostuvo una discusión con su ex pareja sentimental, lo que motivó que decidiera rodearle el cuello con un trozo de plástico hasta asfixiarla, dejándola abandonada en el lugar de los hechos. 
Reveló el presunto homicida, que en el mes de octubre de 2012, fue a abastecer gasolina en la carretera Tula-San Marcos de la colonia San Lorenzo, percatándose de la presencia de Laura Reyes Ramírez, quien se encontraba trabajando en una tienda de auto servicio y a la que conocía desde el 2008, a quien citó a finales de ese mes de octubre en las inmediaciones de la colonia El Llano, Segunda Sección, en donde la amaga con un desarmador, le ata las manos con una venda y decide ponerle cinta canela alrededor de la cara, con lo cual obstruyó su respiración, dejándole abandonada entre milpas, a un costado de la planta tratadora de agua, retirándose del lugar a pié, ya que en esa ocasión no llevaba vehículo.
Durante su declaración OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ, manifestó que a finales del mismo mes de octubre de 2012, se encontraba ingiriendo bebidas embriagantes en un depósito de cervezas; ya por la noche, caminó hacia el centro de Tula, en donde abordó un taxi, el cual era conducido por una mujer, quien ahora sabe llevaba por nombre  Elda Ordaz García, a quien le solicitó lo trasladara a la planta tratadora de agua, en la Segunda Sección de El Llano, metiéndola por un camino de terracería, ya en el lugar decide amagarla con un cuchillo de cocina, exigiéndole consiguiera dinero para no matarla, a lo que ella accede, ordenándole que dijera que había sufrido un accidente de tránsito, al tiempo que le ató las manos con la correa de la bolsa que traía la hoy occisa, y le ocasionaba diversas lesiones en el cuerpo y cara con el cuchillo. Al percatarse de la presencia de patrullas que circulaban por el lugar, procede a quitarle la vida sujetándola por la espalda, rodeándole el cuello con la correa de la bolsa de la hoy occisa y dejándole abandona en el lugar de los hechos.
Al continuar con su declaración, en todo momento lúcido y sin mostrar remordimiento alguno, OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ, manifestó que en el mes de diciembre del año próximo pasado, se encontraba en compañía de su amigo CONSTANTINO DOMÍNGUEZ TORRES, alias “El Gorila” o “El Tino”, con quien ingirió bebidas embriagantes durante varias horas. Refirió que, juntos, al día siguiente fueron a la Segunda Sección de El Llano, en donde abordaron un taxi que trabajaba su compañero de farra, y tomaron rumbo a la carretera Tula-San Marcos, dormitando por unos minutos el presunto asesino, quien al despertar se percató que una mujer ya viajaba como pasaje en el asiento del copiloto, dándose cuenta que  “El Gorila” ya la había amagado con una navaja, dirigiéndose con rumbo a los quemadores de la Refinería Miguel Hidalgo, metiéndose a un camino de terracería a la orilla del canal, en donde bajan del taxi la hoy occisa y OMAR GREGORIO NIEVES, retirándose del lugar Constantino Domínguez a bordo del vehículo automotor. Ya solos, y después de unos minutos, luego de cometer actos libidinosos, decide matarla sujetándole el cuello con la propia ropa interior de la víctima hasta lograr asfixiarla, dejándole igualmente abandonada en el lugar de los hechos. En esa ocasión, la víctima resultó ser Catalina Mendoza Pérez.
OMAR GREGORIO NIEVES, manifestó de igual forma que el 29 de diciembre se encontraba en compañía de su cómplice CONSTANTINO DOMÍNGUEZ TORRES, a bordo del vehículo de trasporte público, al circular sobre la carretera la Amistad-Cruz Azul,
en la parada de la colonia Zaragoza, una mujer les solicitó un viaje, a lo que accedieron, abordando la fémina el asiento trasero. Durante el trayecto, Omar Nieves le manda un mensaje de texto a su cómplice, diciéndole que se desviara del camino, al tiempo que amaga con una navaja a su víctima, quien resultó ser Mónica Sánchez Lugo, despojándola de su bolsa de mano y entregándosela al “Gorila”, quien se dirigió a bordo del vehículo, a un cajero automático para sacar dinero de las dos tarjetas que la hoy occisa llevaba consigo, dejando a solas a la víctima con el presunto homicida cerca del antiguo panteón de la colonia San Pedro Alpuyeca, lugar en donde le amarró las manos hacia atrás con cinta canela y la boca se la tapó con la misma cinta plástica y procedió a sujetar a la hoy occisa con sus propias manos por el cuello hasta asfixiarla, al notar que ya no se movía decidió vendarle toda la cara con la misma cinta canela, dejando el cuerpo sin vida a orillas de un predio de cultivo, lugar hasta donde llegó “El Gorila” a recogerlo y se retiraron del lugar.
Finalmente, tras largas horas de declaraciones, OMAR GREGORIO NIEVES manifestó que ese mismo día ya por la noche y luego de haber asesinado a Mónica Sánchez Lugo, el presunto indiciado y su cómplice se dirigían con rumbo a la casa del primero, pero al circular sobre la carretera Tula-Tepeji, a la altura de una funeraria localizada en la colonia Jalpa, una persona del sexo femenino les solicitó un servicio, abordando el vehículo en el asiento trasero y es cuando Constantino Domínguez le dice textualmente “ya hay que hacerle lo mismo”. Refirió que al escuchar lo anterior, la víctima, quien en vida llevara el nombre de Ana María Tecontero Contreras, abre la puerta trasera del lado del copiloto para tratar de descender del vehículo en movimiento, procediendo Omar Gregorio Nieves a sujetarla del cuerpo para que no se bajara y la amaga del cuello con la misma navaja que utilizó en ocasiones anteriores para cometer sus ilícitos, dirigiéndose al libramiento Tula-Tepeji, al mismo lugar donde minutos antes dejaron el cuerpo sin vida de la desafortunada Mónica Sánchez Lugo, en donde bajaron a Ana María Tecontero, retirándose del lugar de nueva cuenta Constantino Domínguez Torres a bordo del taxi. Ya a solas, el presunto homicida sujeta de las manos a la mujer hacia la espalda con cinta canela, y le cubre de igual forma la boca para posteriormente estrangularla y después vendarle toda la cara con cinta canela y aventar su cuerpo en una zanja, dejándole a la orilla de unas tierras de cultivo.
Por su parte, CONSTANTINO DOMINGUEZ TORRES, es originario de Zumpango Estado de México, de ocupación taxista. 
Durante su declaración, refirió que en el mes de diciembre de 2012, luego de estar ingiriendo bebidas embriagantes con Omar Gregorio Nieves Rebelez, decidieron buscar mujeres solas con la intensión de asaltarlas, mientras Omar Gregorio Nieves dormitaba subió a una mujer alta, de complexión robusta, quien se ubicó en la parte delantera de copiloto, al despertar el presunto homicida, este le hizo señas para que siguiera derecho, por lo que la pasajera se asustó y fue cuando Omar Gregorio Nieves sujetó y amagó a la víctima, ordenándole a Constantino se dirigiera rumbo a los quemadores de la Refinería, por un camino de terracería, y como a 200 metros de la carretera Jorobas-Tula, en donde le dijo que ahí lo dejara, retirándose del lugar, hasta que recibió una llamada de su cómplice quien le dijo que ya fuera por él, que iba caminando por la Segunda del Llano, solo que ya no lo alcanzó, acordando verse en la casa del presunto homicida, quien le contó que a la mujer la había dejado solo amarrada y robado sus pertenencias.
Al continuar con su declaración, Constantino Domínguez manifestó que el día 29 de diciembre de 2012 habló con Omar Gregorio Nieves,  acordando reunirse y que llevara su
taxi, ya juntos, a la altura de la colonia Jalpa subieron a una mujer joven, dirigiéndose con rumbo al hospital general de Tula- Tepeji, en donde Omar Gregorio le envía un mensaje para que subiera el puente, encaminándose hacia San Pedro Alpuyeca, hasta llegar a una reja, en donde bajaron Omar Gregorio Nieves y la joven; dándose cuenta que el presunto homicida llevaba una cinta canela, dejándolos solos y retirándose del lugar, hasta que le volvió a llamar su cómplice para que lo fuera a recoger, por la Segunda del Llano.
Comentó que ese mismo día 29 de diciembre de 2012, otra joven les hizo la parada, quien se subió junto con otras dos personas, bajándose la pareja en San Marcos, quedando solo la jovencita y dirigiéndose rumbo al libramiento del Carmen–Refinería, lugar en  donde Omar Gregorio Nieves se pasó a la parte de atrás, junto a la joven, a quien sometió agachándola, la agarró de las manos hacia atrás, le puso cinta canela, la misma que traía la anterior, y le dijo que fueran al mismo lugar de momentos antes, al llegar ahí, bajó su cómplice junto con la fémina, dándose cuenta que ya la llevaba sujeta con cinta canela por detrás, entregándole una tarjeta de débito, ordenándole fuera a checar a un cajero automático, dejándolos solos, y le pidió que regresara por él, encontrándolo cerca del lugar conocido como “La Copa con K”, manifestándole que a la mujer la había dejado con cinta canela en la boca, al igual que a la anterior que habían levantado antes, solo que las había puesto en otro lugar, pero en el mismo terreno.
Refiere que después de este último suceso, dejó de entablar conversación con Omar Gregorio Nieves durante dos días, pero tenían pensado hacer otro acto similar, y que al enterarse de que había aparecido una persona muerta por los quemadores, se trasladó a Mineral del Chico, donde estuvo en una fiesta, lugar donde se enteró que habían aparecido más muertas, dándose cuenta que eran los lugares a donde había ido con su cómplice, decidiendo quedarse entre Mineral del Chico y Pachuca, siendo aprehendido en el primer municipio.
Derivado de las declaraciones de los presuntos culpables, OMAR GREGORIO NIEVES REBELEZ, resulta ser el presunto autor material de dar muerte a las siete desafortunadas mujeres que se le cruzaron en su camino, mientras que CONSTANTINO DOMÍNGUEZ TORRES, alias “El Gorila” o “El Tino”, participó en los últimos tres asesinatos de manera intelectual y encubriendo al presunto homicida. 
Omar Gregorio Nieves



No hay comentarios:

Publicar un comentario