viernes, 1 de junio de 2012

Se las llevaba mediante engaños

Tula de Allende, 1 Junio 2012:  Gracias al aviso de una amiga,  una adolescente que se encontraba  amenazada y privada de su libertad, pudo ser recuperada junto con otra menor.
Los hechos se registraron ayer por la tarde, cuando una mujer vecina de Ajacuba pidió apoyo a la policía para localizar a su hija de 13 años quien el pasado lunes salió a la  escuela y ya no regreso; sin embargo  se comunico vía telefónica con su madre para informar que “ya no regresaría a la escuela ni a su casa”. No obstante, este jueves al medio día, la jovencita desaparecida se puso en contacto con una amiga de la escuela, para comentarle que se encontraba viviendo en San Pedro Alpuyeca, en Tula, con personas que la habían contratado para desempeñar un trabajo en el que le pagarían una buena suma de dinero. La invitó a que fuera a la comunidad para platicar con ella y le pidió “que no le informara a nadie porque la tenían amenazada y no la dejaban salir por mucho tiempo”.

Fue así que la amiga se comunicó con la madre de la menor desaparecida y le contó acerca de la llamada, y acordaron acudir juntas  al lugar de la reunión, no sin antes avisar a la Policía  Estatal para que las apoyara.

Al llegar al lugar,  se encontraron con la menor quien al notar la presencia policiaca intentó huir sin lograrlo, puesto que fue alcanzada más  adelante. Se le cuestionó su proceder y respondió que tenía miedo porque unas personas la tenían amenazada y sólo la habían  dejado salir un rato con la condición de que no se tardara, que la estaban vigilando.

Posteriormente la policía  convenció a la jovencita de llevarlos al lugar donde había estado cautiva;   en la avenida Cruz Azul, s/n en la colonia San Pedro Alpuyeca.  Cuando arribaron al lugar tocaron el zaguán, pero nadie les abrió. Minutos más tarde apareció el dueño quien aseveró que vivía solo y que no había nadie en la casa, sin  embargo los elementos le hicieron notar  que una menor señalaba que había estado encerrada en este domicilio.  De inmediato el dueño cambio de parecer y les dijo que entraran y que buscaran.

Fue así como encontraron en el interior de la casa a Aurelio García Marín de 24 años y a una adolescente de 14, quien dijo ser su novia,  que sostenía relaciones sexuales con él y que la convenció de dejar la escuela y a su familia.

Por su parte, también la primer jovencita los señaló como los que la convencieron para dejar su casa e irse a trabajar con ellos, sin especificar a qué tipo de trabajo se referían.

La madre de la menor recuperada; las dos menores;   la amiga que apoyó a la localización y los sospechosos, fueron trasladados a las oficinas del Ministerio Público del fuero común  en Tula de Allende, para deslindar responsabilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario